Archivo de la categoría: Si te llevo es para que me lleves

Duquesa de Hazzard

“Acelerá. Un poco más. No tengas miedo, acelerá que no viene nadie. Dale. Estás yendo a menos de 20, acelerá. Así, muy bien. Ahora frená. Frená. ¡Frená!”. La diferencia entre que te enseñe a manejar alguien de tu familia o … Seguir leyendo

Publicado en Si te llevo es para que me lleves | 1 Comentario

Azafatas

A los seis años empecé a vivir en el aire. Mi papá se había mudado a otra ciudad y él y mi mamá evaluaron que ya tenía edad suficiente para viajar sola a visitarlo. El mecanismo tenía sus complejidades. Mi … Seguir leyendo

Publicado en Si te llevo es para que me lleves | 1 Comentario

Ascenso

Para el que disfruta viajar, nada peor que estar quieto mucho tiempo.  Pero, quieto lo que se dice quieto no estás nunca, siempre te trasladás a algún lugar, uno siempre se está moviendo (triste consuelo de manual optimista). El primer … Seguir leyendo

Publicado en Si te llevo es para que me lleves | 3 comentarios

Una noche en Nigeria

Es noche de verano y huyo de la humedad salada de Marbella rumbo a la aridez de Madrid, en uno de esos colectivos baratos e incómodos. Me siento del lado de la ventanilla y cruzo los dedos, ruego no tener … Seguir leyendo

Publicado en Afriquita, Si te llevo es para que me lleves | Deja un comentario

El primer viaje

Te digo que la noche que se murió papá yo le había hecho un huevito poyé, pasado por agua. Se sentó en la cama, cansado, con los ojos así caídos y me dijo “No puedo comerlo”. “Haga un esfuercito, papá”, … Seguir leyendo

Publicado en Si te llevo es para que me lleves | 2 comentarios

San Petersburgo, ciudad de Vladimires

“Sueño con conocer Buenos Aires”, me dice mi compañero de asiento. El colectivo atraviesa España, pero él es ruso. Al principio, responde con monosílabos mi interrogatorio de insomne, hasta que le digo que soy de Córdoba. Por esas casualidades de … Seguir leyendo

Publicado en Si te llevo es para que me lleves | 1 Comentario